POLINIZADORES

Polinizadores

Los polinizadores, también conocidos como agentes polinizadores o vectores polinizadores, son aquellos agentes bióticos o abióticos que se encargan de polinizar plantas y flores, haciendo posible el proceso de polinización. Es decir, son los encargados de transportar el polen desde los órganos florales masculinos hacia los órganos florales femeninos.

Se dividen en dos grandes grupos; Por un lado se encuentran los agentes polinizadores abióticos, como el aire o el agua, a través de los cuales se realiza una polinización anemófila o hidrófila, respectivamente. En estos casos, el polen viaja naturalmente en el viento o en el agua para encontrar el órgano femenino y efectuar la fecundación.

Por otra parte, existen los agentes polinizadores bióticos, que pueden ser insectos o animales. En este caso, ellos son los encargados de llevar el polen de una flor a otra. Además de colaborar con la reproducción de las plantas, a través de este proceso los agentes polinizadores consiguen su propio alimento. Algunos ejemplos de polinizadores bióticos son las abejas, las mariposas, los murciélagos, los colibríes, entre otros. En total, son más de 200 mil las especies animales que realizan tareas de polinización en el mundo.

El papel de estos animales para el desarrollo de la misma naturaleza es clave, pues ellos son los encargados de ayudar a las plantas expandir su semilla y crear vida.

Los animales polinizan alrededor del 75 por ciento de las plantas de floración, y ayudan a producir alrededor de un tercio de todos los alimentos y bebidas que consumimos los humanos. Hay aproximadamente 200,000 especies de polinizadores, incluyendo las abejas melíferas, las mariposas, los murciélagos y los escarabajos, y es importante mantener la salud de estos animales.

Las mariposas

Un laborioso polinizador es la mariposa, que poliniza muchas flores silvestres en América. Ya que no son capaces de recoger tanta cantidad de polen como una abeja, tienden a favorecer a las flores que están agrupadas, como las varas de oro y las Spireas.

Los murciélagos

Las flores diurnas atraen a los vectores polinizadores con sus colores llamativos. Pero, ¿qué pasa con las plantas de floración nocturna? Aquí entran a la escena los murciélagos polinizadores, que se sienten atraídos por ciertos sonidos de alta frecuencia que realizan las especies para acercarlos a ellas. Las bombacáceas, las mucunas y las crescentias son solo algunos ejemplos de estas plantas, también llamadas quiropterófilas.